6 abr. 2017

El fin del verano

Cósmico espejo de tu "amor", planeaba en caminar senderos desconocidos.
Ese mágico lamento, esta cama de nieve y piedra. 
Encerrada en una ruina sagrada, desperté con mi corazón convertido en un rabioso volcán. Mi piel pidiendo el piadoso beso del mal.
No, ya no quiero la pureza del sol y las bendiciones de sus castas caricias. 
Quiero la brutalidad del Amo de las tormentas, el placer de los secretos nocturnos.

No hay comentarios: